Hay preguntas de mayor urgencia que aquellas atingentes a religión u etnia. Una: "¿En los tres últimos años algún miembro de su familia ha sido víctima de algún delito ?" El

resultado confirmaría -según mi hipótesis- que la avalancha delictual no es simple "sensación de inseguridad", sino que la ciudadanía está arrinconada por minorías de antisociales que rebasan las policías y profitan de la incompetencia de las normas jurídicas .

La otra, "¿Cuántaspersonas trabajan en este hogar? " Ello detectaría el nivel de desempleo y de pereza que afecta, de modo particular, a los estratos vulnerables. Es frecuente, una persona que trabaja y familiones que viven a sus expensas. Son miles los adolescentes que padecen el SLP (Síndrome de la Lata Profunda) y engrosan la legión de los "ni ni", es decir, ni estudian ni trabajan. Otros, se refugian en la condición de alumnos que exime del compromiso de aportar recursos.

Volver