Formó parte del Ejercito desde su juventud, ocupó variados y gravitantes cargos en su institución siendo un destacado oficial por esto no es raro

que en 1996 se pliegue a la declaración de los generales en los que entregan su irrestricta lealtad a Pinochet a través del Acuerdo solemne de la alta oficialidad del Ejercito. Llegada la democracia y sin dejar muchos argumentos que permitan diferenciar la convicción o la simple conveniencia el general Cheyre decide acercarse al mundo democrático y enarbolar la frase que lo distingue; "nunca mas" con la que condena los excesos y la violencia, apenas un guiño al mundo de los partidos políticos y los derechos humanos, un guiño que basto para catalogarlo como el "General de la transición" el que inserto plenamente al Ejercito al mundo democrático y de los derechos humanos, pese a que sus declaraciones no son una petición de perdón y que además aprovecha de pasar la cuenta a diversos sectores políticos, por la responsabilidad que les cabe.

 

 

"....el Alto Mando Institucional ha concordado en dejar constancia por escrito de los sentimientos de invariable respeto, irrestricta lealtad, afecto y especial deferencia hacia la Maxima Autoridad del Ejercito de Chile, Capitan General Augusto Pinochet Ugarte..."  

Acta Solemne

Actualmente Cheyre es condenado y apuntado por la doctrina de los "derechos humanos" que renegó con el acta de 1996 y a la que luego se plegó con el "nunca mas" por lo que no esta siendo cuestionado por sus hechos, sino, por sus ambivalencias esta expuesto al resentimiento de la izquierda vencida y humillada y al mismo tiempo al resentimiento de sus antiguos compañeros de armas quienes sienten que su general los traiciono con reflexiones que no solo no los representan, sino que además las consideran falsas.

La vida de Cheyre es el resumen de las vidas de la actual casta de poder en Chile, historias melifluas marcadas por pasiones, reflexiones, conveniencias y ganas de pasar a la inmortalidad, de hecho seria injusto apuntar a Cheyre como un incoherente si al mismo tiempo no se señala la incoherencia de figuras insignes y sus hechos:

 

- En 1973 dentro del marco de la desesperada situación del país, Patricio Aylwin señalò que los únicos que pueden sacar a Chile de la situación que se vivía, eran las fuerzas armadas, años mas tarde denostaría el golpe de Estado y sus fundamentos.

 

- La Democracia Cristiana señalo su irrestricto apoyo a las leyes proclamando que jamas volvería a violentar el orden constitucional para favorecer la instalacion de gobiernos de facto, sin embargo, solo vasto un gobierno como la Venezuela de Chavez para que; Soledad Alvear, Gutenberg Martinez y otros salieran rápidamente a reconocer al nuevo gobierno venezolano.

 

- La izquierda chilena durante el gobierno de la UP se afiebro con el marxismo hasta que los 80s trajeran su descafeinamiento en la actual social democracia

 

- La derecha sigue enarbolando las banderas de la Patria y al mismo tiempo continua promoviendo las privatizaciones y la venta de activos sociales.

 

La lista es eterna y culminarla es una tarea imposible, lo que refleja que el problema no es Cheyre ni su supuesta participación en torturas, sino la falta de argumentos perecederos que guian a quienes nos lideran.

 

 

Nunca mas
 
"El Ejército está viviendo una gran transformación. (…) Sin embargo, el tema es más amplio. Debo decirlo: siento que pese a todo seguimos siendo prisioneros del pasado. Tenemos grandes dolores (...) Me refiero al nunca más una clase política que fue incapaz de controlar la crisis que culminó en septiembre de 1973. Nunca más a los sectores que nos incitaron y avalaron oficialmente nuestro actuar en la crisis que provocaron. Nunca más excesos, crímenes, violencia y terrorismo. Nunca más un sector ausente y espectador pasivo. En fin, nunca más una sociedad chilena dividida".

 

Volver