En ese largo historial de ​ conflictos altiplanicos est​á Evo, quien tiene el gran mérito de darle continuidad y coherencia a una Nación que no conoce la estabilidad y ese es el gran mérito que fortalece su figura tanto dentro de Bolivia como fuera de ella, las nacionalización de industrias y el empuje al desarrollo tecnológico lo

han hecho fuerte y es a partir de esa fortaleza que Evo Morales decide impulsar el anhelo playero de Bolivia. La nueva Constitución Boliviana expresa "el derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al Océano Pacífico", algo que en si mismo es un gesto a lo menos inamistos​o​  y que violenta ​el relacionamiento entre los países, ha capturado el imaginario boliviano para su tiranía personal construyendo una quimer​ica necesidad de soberanía en el pacifico sustentada en dos elementos: 

 

 La pobreza, Evo ha contribuido a la idea que sólo por tener mar se solucionará​ la pobreza en Bolivia​.​

 

La revancha, Lo que no se defendió dignamente en la guerra se conseguirá con ardides jurídicos, de esa forma Bolivia pretende obtener por  primera vez en su larga historia de derrotas (Acre contra Brasil, Chaco contra Paraguay) una victoria. 

 

 Ambos paradigmas victimizadores son los soportes políticos que Evo ha enarbolado interna y ahora externamente con un creciente éxito y cuya destreza no ha sido comprendida por las autoridades chilenas, ​limitándose a la pusilánime inercia burocrática que ha caracterizado a los gobiernos demoliberales, apegados ciegamente al conductismo de la legalidad transnacional, dándole vuelta la espalda al país y su ímpetu inmaterial que fue el que nos llevó a conquistar esos territorios con osadía y sacrificio y que con mas osadia y sacrificio se hicieron chilenos en el dia a dia de miles que dejaron su esfuerzo trabajando en esas tierras.​

 

El ​fin de este diferendo no terminara con la resolución de la Haya​, por cuanto la desmedida generación de expectativas ​que ha enarbolado Evo colisionará con la realidad de este proceso que no los llevará a recuperar Antofagasta ni a transformar su pobreza en riqueza, sino sólo a alimentar sus expectativas, convirtiendo incluso la cesión de un pequeño puerto soberano en territorio chileno una amarga sensación que apuntara a recuperar el resto de lo perdido no sólo a Bolivia sino a Perú.

 

​ De aprobarse lo solicitado por Evo Morales en la Haya la situación internacional contra Chile abrirá las puertas a nuevas perdidas, por cuanto cualquier país o peor aún cualquier entidad transnacional podrá auto arrogarse derechos sobre cualquier expresión de soberania chilena; ONGs podrían demandar a Chile sobre sus glaciares, otros grupos podrian demandar exigiendo autonomías territoriales, etc..... el problema entonces no es el peor de los fallos con Bolivia, sino, la aparición de un nuevo enemigo que se suma a los capitales usurarios que actuan el pais y que es el juridicismo transnacional.

 

Mauricio Alfaro C.

 

Lic Gob Gestion Publica y Ciencia Política

 

Volver