En las elecciones de entonces postulan Pedro Aguirre, Carlos Ibánez y Gustavo Ross. Las encuestas dan como ganador al último de los enumerados candidato

de la plutocracia. Ante esa eventualidad se alza en armas el Movimiento Nacional Socialista MNS que preside Jorge González. No al estilo delFPMR, sino mediante un putch circunscrito a la Casa Central de la U de Ch y al edificio del Seguro Obrero. Como están en contacto con la oficialidad joven de la guarnixión capitalina estiman éstos desencadenarán un cuartelazo.

 

El pronunciamiento no cristaliza y los insurrectos quedan aislados. Aunque rendidos son ejecutados. Se atribuye la muerte de la sesentena de milicianos del MNS a una orden presidencial. Este hecho decide el triunfo del Frente Popular, pues esa agrupación sufraga por Aguirre Cerda. Aquel luctuoso hecho no origina ninguna campaña por los DDHH. Hasta hoy se afirma que fueron nazistas y agentes del III Reich. Nada más falso. Lo que preconizan es un socialismo criollo. Hoy se conmemora  aquella jornada de rebeldía y sangre.

 

 

Prof. Pedro Godoy P.

Centro de Estudios Chilenos CEDECH

Volver